7/17/2014

ES MAS FÁCIL PASAR UN CAMELLO POR EL OJO DE UNA AGUJA, QUE ENTRAR UN RICO EN EL REINO DE LOS CIELOS....



Esa frase hiperbólica es de Jesucristo que se lee en el evangelio de San Mateo y en el de San Marcos(1).
 
Algunos intérpretes de la Biblia creen que esta proposición ha sido alterada por la sustitución de una e con una i en la ortografía de la palabra que la Vulgata traduce camello,, y que admitiendo su rectificación debiera traducirse cable, especie de maroma muy gruesa que se usa en la marina.
   
 Mas parece que los que así opinan se equivocaron, y lo justifica el que entre los antiguos judíos era ya muy familiar otra frase que se lee en el Talmud y dice: Serás tu como los de Pumbedeta, que haces pasar un elefante por el agujero de una aguja (2) ?
 
(1) Mat. cap. XIX v.24- Marcos cap. X, v. 25.- Facilius est camellum por foramen acus transire, quam divitem intrare in regnum coelorum, vel  Dei"
 
(2) El Talmul, nombre hebreo que significa instrucción o doctrina, es un libro que compusieron los judíos después de su dispersión, consecuentemente a la destrucción de Jerusalén. Contiene la ley oral, la doctrina, la moral, las ceremonias y las tradiciones del pueblo hebreo. Es obra en la que trabajaron una  multitud de rabinos o doctores judíos.
 
    De este modo únicamente resulta el cambio del elefante con el camello, y es probable, como observa Torres Amat, que los judíos que tenían mas a la vista los camellos, usasen del nombre de este animal cuya joroba extraordinaria es un impedimento claro para poder pasar por un lugar angosto.
    El P. Seio dice: Algunos hallando mas proporcionada la comparación, entienden por la voz CAMELUS, el cable o maroma con que se atan las áncoras de los navíos, porque esto es lo que también significa su nombre griego.
 
    Otros creen que Jesús alude en esta proposición a una puerta que había en Jerusalén llamada El agujero de una aguja, por la cual no podía entrar un camello en pié, sino de rodillas, y dejada aun la carga que llevaba; y que del mismo modo los ricos no podrían entrar por la puerta estrecha que conduce a la vida eterna, o al cielo, sino depuesta la carga de las riquezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada